¿Cómo condiciona la «curación» de contenidos las comunicaciones que recibimos en las redes sociales?

Entre las polémicas, valga la redundancia, sobre la red social Twitter destaca la relacionada con la “moderación” de contenidos, es decir, sobre las reglas que dicha red, como otras, emplea para detectar y, en su caso, excluir comentarios que pueden resultar incompatibles con los términos y condiciones fijados para participar en ella. De hecho, una de las consecuencias del cambio de propiedad de la compañía sería la creación de un “consejo de moderación de contenidos”. No nos detendremos en dicha cuestión sino en otra a la que a veces no se presta mucha atención a pesar de que resulta muy evidente o, quizás, por resultar tan conocida se podría pensar que sobre lo obvio no hay que insistir. Sea como fuere, le dedicaré unas líneas a la llamada “curación” de contenidos que, como explica Maria Luisa Stasi en un excelente artículo sobre la exposición a la libertad de contenidos que forma parte de un monográfico de la revista Teoría & Derecho sobre libertad de expresión coordinado por el profesor Jacobo Dopico (¿La libertad de expresión en retroceso?), alude a las medidas tomadas por las redes sociales que afectan tanto a la disponibilidad, visibilidad y accesibilidad del contenido como a su clasificación, promoción, y degradación. Estas medidas son realizadas por sistemas total o parcialmente automatizados basados en algoritmos. 

Añade Stasi algo que podrá parecer extraño a quien piense que las redes sociales ofrecen mucha mayor pluralidad que la habitual en el mercado informativo tradicional y es que, según ella, “una mirada más cercana a las plataformas de redes sociales muestra que la brecha entre la diversidad del contenido disponible en el mercado y la diversidad de contenido a la que está expuesto cada usuario individual podría ser mayor que en otros mercados de medios de comunicación… Las redes sociales utilizan algoritmos de curación de contenidos para filtrar y clasificar la cantidad de contenido disponible y hacer una selección personalizada para los usuarios. Lo hacen en función de la información que recopilan sobre estos mediante el seguimiento de sus actividades y comportamientos en línea, y reuniendo la mayor cantidad posible de datos sobre ellos. Las plataformas valorizan monetariamente la atención de los usuarios y no tienen incentivos económicos para exponerlos a todo el contenido potencialmente disponible, sino solo a la pequeña porción que los mantendrán más atentos. En otras palabras, la personalización del contenido no se realiza teniendo en cuenta criterios como la diversidad de contenidos o de fuentes, sino que tiene como objetivo final maximizar la captación de los usuarios y, por lo tanto, la optimización de las ganancias.  Por consiguiente, puede esperarse que la curación algorítmica, que tiene como objetivo optimizar la atención del usuario, reduzca la exposición de este a una diversidad de contenidos”. 

En esta línea, hay quien, como C. J. York (Silicon Values. The Future of Free Speech Under Surveillance Capitalism) resume de manera gráfica todo este proceso identificándolo con los “valores de Silicon”. 

En realidad, no estamos hablando de algo nuevo o sorprendente, puesto que cada persona usuaria de Twitter puede constatar cotidianamente que se le “ofrecen” contenidos muy relacionados con otros sobre los que ha mostrado antes cierto interés y también puede comprobar que es fácil dejar de recibir esas recomendaciones si durante un cierto tiempo no les presta atención Ya en su Informe de 2016 al Consejo de Derechos Humanos, el Relator Especial de la ONU para la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, David Kaye, destacó que «los algoritmos de los motores de búsqueda dictan lo que los usuarios ven y en qué prioridad, y pueden ser manipulados para restringir o priorizar contenidos». 

Añade Stasi algo muy importante a mi juicio, que implica a los propios medios de comunicación “convencionales” y muestra hasta qué punto también ellos están atrapados en las redes sociales: una proporción significativa del tráfico de referencia de esos medios proviene de las redes sociales, verdaderos socios comerciales ineludibles para llegar a ciertas audiencias. “Una vez más, vemos cómo las plataformas adoptan la posición de controladoras del acceso, y los medios de comunicación pueden verse forzados a considerar y a adaptarse a la forma en que estas plataformas personalizan el contenido, de modo que, en caso contrario, el distribuido por los medios de comunicación no se transmitirá y, por lo tanto, los usuarios no lo verán. En consecuencia, los algoritmos de las redes sociales han cambiado sustancialmente los medios de comunicación y los incentivos de los periodistas para producir cierto tipo de contenidos. Si las empresas de medios quieren monetizar su contenido y maximizar el tráfico de referencia a sus sitios web, deben optar por la producción de contenido que satisfaga las demandas de los sistemas de curación de contenidos de las plataformas en lugar de producir contenidos que estén en línea con sus elecciones editoriales, con la diversidad o con el interés público”. 

A lo anterior hay que sumar nuestro propio desconocimiento o, quizás, dejadez, sobre la selección de los contenidos que, a través de la inteligencia artificial, recibimos en las redes sociales. Remata Stasi esta cuestión afirmando que “los usuarios ignoran que se han tomado decisiones por ellos, y que estas limitan su exposición a la diversidad de contenidos; es más, erróneamente podrían considerar que el suministro de noticias que les es facilitado es neutral, y que refleja la diversidad en su conjunto, cubriendo de forma extensiva los diversos puntos de vista que existen. Esta falta de conciencia tiene un impacto directo en su autonomía y en su capacidad de tomar decisiones para paliar esta exposición reducida”. 

A este respecto, la Recomendación CM/Rec(2018)1[1] del Comité de Ministros del Consejo de Europa a los Estados miembros sobre el pluralismo de los medios de comunicación y la transparencia de la propiedad de los medios insta a los Estados a alentar a los medios de comunicación social, a los motores de búsqueda y de recomendación y a otros intermediarios que utilizan algoritmos, junto con los actores de los medios de comunicación, las autoridades reguladoras, la sociedad civil, el mundo académico y otras partes interesadas pertinentes, a participar en iniciativas abiertas, independientes, transparentes y participativas que -mejoren la transparencia de los procesos de distribución en línea de los contenidos de los medios de comunicación, incluidos los procesos automatizados, -que evalúen el impacto de dichos procesos en la exposición efectiva de los usuarios a una amplia diversidad de contenidos mediáticos, -que traten de mejorar estos procesos de distribución para aumentar la exposición efectiva de los usuarios a una diversidad de contenidos mediáticos lo más amplia posible…” 

En mi opinión, los Estados, el Consejo de Europa y la Unión Europea deben, si es que todavía están a tiempo, tratar de embridar jurídicamente estos poderes salvajes de los que habla el profesor Ignacio Villaverde, porque, a propósito de la eficacia de los meros “alientos” sobre los medios de comunicación y, especialmente, sobre las redes sociales, tengo mis dudas y, como diría José Luis Cuerda, nunca suficientemente citado en este blog, parte de las vuestras.

redes sociales

Imagen de Capital Radio.

3 comentarios en “¿Cómo condiciona la «curación» de contenidos las comunicaciones que recibimos en las redes sociales?

  1. Debo darte las gracias por la entrada, por lo que de interés tiene para completar mi comunicación presentada en el seminario italospagnolo. Sin duda me has sugerido cuestiones sobre las que reflexionar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.