Cine y Derecho en Jelo en verano 2019 (3): “Anatomía de un asesinato” (Anatomy of a Murder).

En la tercera entrega de Cine y derecho en Jelo en verano 2019 (puede descargarse el audio) comentamos una de las grandes películas de la Historia: Anatomía de un asesinato (Anatomy of a Murder), película de 1959 dirigida por Otto Preminger e interpretada por James Stewart (Paul Biegler, el abogado), Arthur O’Connell (Parnell McCarthy, su colega), Ben Gazzara (teniente Manion, el acusado), Lee Remick (Laura, la esposa de Manion), Eve Arden (Maida, la secretaria del abogado Biegler), George C. Scott (Claude Dancer, el fiscal), Joseph Welch (el juez Weaver), Kathryn Grant (Mary Pilant) y Duke Ellington (el pianista). 

Como las demás películas de esta temporada está basada en un caso real; en éste intervino como abogado de la defensa Robert Traver (pseudónimo de John Voelker, que fue magistrado del Tribunal Supremo del Estado de Michigan), el autor del libro sobre el que se construyó el guión de la película. El intérprete del juez fue el abogado Joseph Welch. Por su parte, Duke Ellington fue el autor de la banda sonora

Como muchas personas sabrán, el eje central de esta historia es el juicio contra un teniente acusado del homicidio de quien violó a su mujer. La peculiaridad de esta historia, frente a otras muchas que cuentan procesos similares, es que es narrada de manera muy directa y “mostrando las cartas” para que cada uno saque sus propias conclusiones y vea que no solo es frecuente sino también legítimo, en términos de justicia penal en un Estado democrático, que la defensa se ejerza con gran profesionalidad al margen de la culpabilidad o inocencia del acusado y por motivos tan prosaicos y cotidianos como obtener una compensación económica. 

Es bien ilustrativa la escena en la que el abogado Biegler le explica al acusado Manion que “un asesinato se defiende de cuatro formas. Número 1: no fue asesinato; fue suicidio o accidente; número 2: usted no lo hizo; número 3: estaba justificado; lo hizo para proteger su hogar o en defensa propia; número 4: matarlo fue excusable” (véase el comentario al respecto del profesor Ricardo García Manrique en Anatomía de un asesinato: Las impurezas naturales del derecho (y cómo aprender derecho con ellas).

Además de este didáctico comentario de García Manrique es muy recomendable, en lengua española, el libro de Virgilio Latorre Anatomía de un asesinato, publicado en la colección Cine y derecho, Tirant lo Blanch, que dirige el profesor Javier de Lucas.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.