Bromas y veras en el cine jurídico (II): Stico.

En el segundo programa de Bromas y veras en el cine jurídico (31 de julio, a partir del minuto 28.50 de la grabación) comentamos Stico, una película española de 1985 dirigida por Jaime de Armiñán y protagonizada por Fernando Fernán Gómez, Agustín González y Carmen Elías. Stico concursó en la 35ª edición del Festival Internacional de Cine de Berlín y Fernando Fernán Gómez ganó el Oso de Plata al mejor actor.

Como se cuenta en esta escena, Leopoldo Contreras, catedrático emérito de Derecho Romano, tiene graves problemas económicos. Las traducciones que hace de autores clásicos no le dan suficiente dinero para vivir, por lo que decide ofrecerse como esclavo a un antiguo alumno a cambio de casa y comida.

En el ámbito del Derecho, esta historia sirve para acercarnos a una cuestión fundamental: ¿qué es la libertad en términos jurídicos?, ¿somos realmente libres las personas que vivimos en un sistema democrático?, ¿somos libres para, en ejercicio de esa libertad, dejar de ser libres

La Constitución española establece que la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político son los valores superiores de nuestro ordenamiento (art. 1.1); también que la dignidad de la persona y el libre desarrollo personal son fundamento del orden político y la paz social (art.  10.1). Si esos valores del artículo 1.1 lo son de todo el ordenamiento constitucional, la dignidad y el libre desarrollo parecen proyectarse de manera especialmente intensa en el sistema de derechos fundamentales, pues abren el Título a ellos reservado. Ni una ni otro son, como se sabe, derechos fundamentales en sí mismos; son instrumentos incluidos en la Constitución para enjuiciar la labor de concreción de los derechos fundamentales que llevan a cabo los tribunales y, especialmente, el Legislador.

En mi opinión, la dignidad constitucionalmente garantizada sirve para enjuiciar si en las actuaciones u omisiones de los poderes públicos y, en determinadas circunstancias -por ejemplo, en las relaciones laborales-, de los particulares, se sitúa, a personas concretas o grupos de personas, en una posición de desigualdad e injusticia respecto de otras personas, bien sea en su condición individual o en cuanto integrante de un determinado grupo social. Si tal cosa ocurre, esa actuación u omisión sería inconstitucional, como sucedía, a mi entender, con el impedimento del matrimonio entre personas del mismo sexo, vigente en España hasta la Ley 13/2005.

Pero hay que tener en cuenta que tampoco se puede menoscabar, ni por los poderes públicos ni por los particulares, la facultad que tenemos, en tanto personas con capacidad de discernimiento, para actuar con arreglo a nuestras convicciones. A título de ejemplo, se ha admitido que forman parte del libre desarrollo personal la libertad de procreación y la decisión de continuar o no una relación afectiva o de convivencia (SSTC 215/1994, de 14 de julio, FJ 4, y 60/2010, de 7 de octubre, FJ 8.b). Igualmente, el consentimiento del paciente a cualquier intervención sobre su persona forma parte de su facultad de autodeterminación y le legitima para decidir libremente sobre las medidas terapéuticas y tratamientos que puedan afectar a su integridad, escogiendo entre las distintas posibilidades, incluido el rechazo de tratamientos que podrían salvar su vida.

No es este el momento para desarrollar estos problemas pero, a modo de invitación a la reflexión y el debate, me permito apuntar algunas cuestiones de especial relevancia en las que podrían entrar en juego tanto la dignidad como el libre desarrollo personal, a veces de manera acumulativa y en ocasiones de forma dialéctica: la eutanasia; la disposición, altruista u onerosa, sobre partes de nuestro cuerpo; el consumo de todo tipo de drogas; el desempeño, con finalidades laborales o profesionales , de actividades consideradas socialmente indignas,…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s