La transformación de las enseñanzas jurídicas y criminológicas desde las Clínicas por la Justicia Social.

La autora de este comentario es Patricia García Majado, doctoranda en Derecho constitucional en la Universidad de Oviedo e integrante de la Clínica del Máster en protección jurídica de las personas y los grupos vulnerables de la Universidad de Oviedo.

Los días 25 y 26 de mayo de 2017 se celebró en el Instituto Internacional de Sociología Jurídica de Oñati el workshop “La transformación de las enseñanzas jurídicas y criminológicas desde las Clínicas por la Justicia Social”. Ha sido un encuentro donde docentes, investigadores, prácticos del derecho y trabajadores del tercer sector han podido compartir sus experiencias en relación a la puesta en marcha y desarrollo de las clínicas jurídicas dentro de las Universidades y de las actividades que, desde el mundo profesional, se llevan a cabo dentro del marco de la justicia social. 

La idea que a lo largo de todo el workshop estuvo de fondo fue precisamente el reto de conseguir entender, y hacer del Derecho, una herramienta de cambio social, un arma cargada de futuro que permita hacer avanzar a la sociedad hacia verdaderas metas de desarrollo humano. Tan ambiciosa tarea, que traspasa sin duda las propias fronteras jurídicas y, por supuesto abarca a todos los profesionales que desempeñan su labor dentro de ellas, interpela de forma directa a la Universidad. Ésta, en cuanto terreno de formación y aprendizaje de futuros operadores jurídicos, debe asumir entre sus tareas la de conseguir que la enseñanza del Derecho no solamente supere la perspectiva teórica, sino que se adentre en la práctica y ponga ésta al servicio de la sociedad. Al hilo de esta filosofía surgen, precisamente, las Clínicas Jurídicas por la Justicia Social, como espacios dentro del mundo jurídico universitario desde los que el alumnado, con apoyo del profesorado y otros profesionales externos, prestan apoyo jurídico a diferentes causas sociales.

Esta reflexión de fondo, sin duda necesaria para centrar la cuestión que nos reunía, se completó con otra que, repetidamente, salió a lo largo de las exposiciones y que tenía que ver con los concretos fines de las Clínicas: ¿herramientas de aprendizaje del alumnado o de servicio a la sociedad? La opción más satisfactoria, a la que parece que deberían orientarse estas plataformas, parece ser la conjunción de los dos factores. Sin perder de vista que la realización de las actividades de la Clínica supone un aprendizaje a muchos niveles para el alumnado, la consecución de fines sociales concretos, la satisfacción de ciertas necesidades, debe estar también presente. De lo contrario, el distintivo social de las actividades clínicas se diluiría en favor de una mera actividad de aprendizaje que apenas lograría diferenciarse de las propias prácticas profesionales. Aquéllas suponen compromiso y este entraña, necesariamente, la materialización del progreso.

Al desarrollo de este proyecto, que nace originariamente en EE.UU, son cada vez más las Universidades que se suman. Algunas con una trayectoria dilatada, como la Universidad de Valencia, la de Alcalá o la Universidad de Puerto Rico, y otras aun comenzándola, como la Universidad del País Vasco, Deusto, o la propia Universidad e Oviedo, todas comparten el mismo objetivo. Es más, disciplinas afines a la jurídica, como puede ser la criminología, representada también en el workshop, están tratando de unirse al desarrollo de éste proyecto. El horizonte al cual apunta el mismo es, sin duda, profundamente interdisciplinar, pues el atajo de necesidades sociales desde los estudios universitarios no es sólo tarea de operadores jurídicos sino también de psicólogos, pedagogos, trabajadores sociales, economistas, etc…

Ahora bien, siendo muchas las Universidades implicadas en esta labor, las dimensiones, las actividades y la propia forma de gestión de las clínicas, varía de unas a otras. Algunas están especializadas en algún ámbito jurídico concreto, como es la de Alcalá, orientada a las personas que sufren VIH; otros asumen una perspectiva esencialmente divulgativa o sensibilizadora –el llamado Street Law– como la del Máster en Protección Jurídica de Personas y Grupos Vulnerables de la Universidad de Oviedo; y otras son más eclécticas, como la de Valencia. Y, dentro de la propia actividad jurídica llevada a cabo, el elenco de tareas a realizar es increíblemente nutrido pues pasa por ofrecer talleres de divulgación en Institutos o centros penitenciarios, por realizar informes para organizaciones internacionales, por elaborar amicus para la Corte Interamericana de Derechos Humanos, entre tantas otras cuestiones.

Precisamente por ello, no existe un modus operandi concreto en relación con el funcionamiento de las clínicas. Cada Universidad debe hallar la manera de poner en marcha y desarrollar este proyecto, en atención a sus dimensiones, sus recursos, humanos y económicas, sus perspectivas de continuidad, la implicación de su alumnado, el perfil de éste, el grado de implicación de colaboradores externos, etc. Así pues, los procedimientos de selección del alumnado son diferentes –por expediente, a través de entrevista personal o, directamente, inexistentes en algunos casos-, y también la formación básica a impartir –pues depende en esencia del tipo de causas que lleguen cada año a la Clínica, si ésta se inserta dentro de un Máster, etc.-. Lo mismo sucede con el procedimiento de “filtrado” de casos, con el protocolo de actuación una vez que éstos llegan –algunas trabajan con fichas en las que recogen la radiografía del caso- o con el propio encaje administrativo de las clínicas –algunas universidades las ofertan como parte del programa de prácticas, otras fuera del currículo universitario, otras permiten darle continuidad a través de la realización de Trabajos Fin de Grado, Trabajos Fin de Máster, etc-.

No obstante, sí parecen poder advertirse dos constantes. Por un lado, la dificultad, muchas veces, de conciliar la atención de las demandas sociales a los constreñidos plazos del año académico universitario que, empezando en septiembre y terminando en junio/julio, encuentra a lo largo del mismo épocas de menor actividad, bien por períodos de exámenes o por propias vacaciones. Por otro, el relativamente escaso número de estudiantes –siempre de cursos superiores- que suelen formar parte del proyecto que, ni en las Clínicas de mayor magnitud suele superar los 40 alumnos.

La visión más académica de la justicia social ofrecida por profesores e investigadores universitarios se completó también con testimonios de profesionales pertenecientes al ámbito práctico que, desde sus respectivos ámbitos también trabajan por hacer del Derecho instrumento de cambio. Véase por ejemplo la Red Eraberean que trabaja sobre cuestiones relativas a la igualdad de trato y no discriminación, tanto en el ámbito de la sensibilización como de la defensa de estos colectivos; o el despacho Abella abogados que, centrado en cuestiones de igualdad entre hombre y mujeres, compagina la labor puramente jurídica con otra esencialmente divulgativa a través de la campaña “Derechos a pie de calle” a través de la cual tratan de ofrecer información a la ciudadanía sobre sus derechos en materia de igualdad.

En definitiva, el encuentro tuvo por objeto compartir las diferentes experiencias que, dentro del marco de la justicia social, las Universidades a través de las Clínicas jurídicas, y también ciertas entidades del ámbito profesional, desarrollan. Y ello no para ofrecer respuestas definitivas ni modelos predeterminados de actuación, sino para poner sobre la mesa dudas e interrogantes que permitan abordar el desafío de hacer avanzar la enseñanza y práctica jurídicas hacia auténticas metas de desarrollo humano y social.

clínica Oñati 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s