Los Congresos generales de los partidos políticos como órganos superiores de dirección.

El 12 de diciembre tuve ocasión de participar en la Jornada sobre la democracia en los partidos políticos, celebrada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza. Aquí puede descargarse en formato pdf la presentación sobre Los Congresos de los partidos políticos como órganos superiores de dirección. Tomo como muestra las disposiciones previstas en los Estatutos de 4 formaciones políticas de ámbito nacional (PP, PSOE, IU y UPyD) y de las 2 autonómicas de implantación en las Cortes de Aragón (CHA y PAR). 

En mi opinión la Ley Orgánica de Partidos tendría que responder a su nombre y regular de manera más intensa el funcionamiento interno de estas entidades, de manera que respondan de verdad al mandato constitucional de democracia interna. Para ello, dicha Ley tendría que prever, entre otras cosas, las siguientes:

1ª. regular la periodicidad de los congresos, que podría fijarse, como en Alemania, en 2 años,

2ª. establecer un procedimiento para demandar la convocatoria de los congresos por parte de los afiliados,

3ª. regular la convocatoria de congresos extraordinarios para que pueda instarse por un número razonable de  militantes,

4ª. garantizar el derecho de los militantes a presentar propuestas para su debate congresual,

5ª. introducir el carácter público del sufragio emitido por los compromisarios,

6ª. garantizar la fidelidad de los compromisarios al mandato recibido de los militantes; creo que aquí debe haber mandato imperativo para lo que haría falta un debate previo de los asuntos a tratar en las agrupaciones o comités locales, comarcales y/o autonómicos.

Me ocupé de estas cuestiones en Los congresos generales como órganos supremos de los partidos políticos, Teoría y realidad constitucional, nº 6, 2000.

Anuncios

2 pensamientos en “Los Congresos generales de los partidos políticos como órganos superiores de dirección.

  1. Partido democratico italiano, primarie aperte, formula innovatrice ma richiosa, certamente, la domanda che mi pongo: gli iscritti di un associazione non possono eleggere il loro segretario se non sono d’accordo i simpatizzanti? E’ democrazia interna?
    Si los electores elijen un secretario distinto de los iscritos es democracia interna?

    • Muchas gracias por tu contribución Filippo. En mi opinión si se admite la fórmula de las primarias abiertas a los simpatizantes entonces hay que aceptar que cada persona que participa tiene un voto que vale igual que el de cualquier otra, sea iscrito (militante en España) o simpatizante; como consecuencia puede suceder que el voto de los simpatizantes sea diferente al de los afiliados y, efectivamente, sean “los de fuera” del partido los que decidan el gobierno “dentro” del partido. Es el riesgo pero también la apertura a la sociedad que implican las primarias abiertas. Otra cosa es que se decida, por ejemplo, reservar las primarias abiertas para las candidaturas electorales y no para los órganos del partido. A mí me parece mejor la opción de primarias abiertas para todo (cargos y candidaturas) aunque lo dice alguien que no es militante en ningún partido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s