Lo que se perdió con el rechazo de la reforma electoral: ser menos idiotas.

La Junta General del Principado de Asturias rechazó ayer, 31 de octubre de 2013, y por una amplia mayoría (39 votos –Partido Socialista Obrero Español -17-; Foro Asturias -12-; Partido Popular, 10- frente a 6 –Izquierda Unida -5-, Unión, Progreso y Democracia, 1-), continuar con el proceso de reforma de la Ley Electoral asturiana. En el pasado mes de julio ese mismo Parlamento aprobó por mayoría absoluta (PSOE, IU y UPyD) un Dictamen, que se concretó, el 3 de octubre, en una Proposición de Ley firmada por PSOE, IU y UPyD en el que se incorporaban instrumentos de democratización del proceso electoral inéditos en nuestro país: desbloqueo de las listas electorales para que los votantes tuvieran la posibilidad de seleccionar entre las personas que integraban cada candidatura las que considerasen más adecuadas para el cargo parlamentario; la exigencia de que se llevara a cabo una elección democrática en el seno de la candidatura de la persona que encabezaría la lista; un nuevo sistema de asignación de escaños que favorecía la igualdad del voto de los votantes, al margen del lugar en el que emitieran el sufragio y la candidatura por la que se decantaran; la posibilidad de votar de manera anticipada para promover la participación; la obligatoriedad de convocar debates entre las personas que encabezaran las candidaturas en los medios de comunicación públicos; el envío conjunto de papeletas para abaratar costes; la sustitución temporal en los casos de enfermedad, maternidad o, por ejemplo, imputación penal de parlamentarios;…

La aprobación de esta reforma hubiera supuesto, como mínimo, que no volviera a ocurrir que el segundo partido más votado en la Comunidad fuera, sin embargo, el que ganara las elecciones –cosa que ocurrió en las de 2011-; que el valor del voto en una circunscripción no duplicara el de otro a la misma formación política en otra; que algo de la predicada austeridad en los gastos se extendiera al ámbito electoral –envío conjunto de todas las papeletas-; que los electores tuvieran capacidad para, manteniendo la presunta coherencia de las propuestas políticas que se hacen en la campaña electoral, seleccionar a las personas más idóneas para defenderlas en la institución parlamentaria o, lo que no es irrelevante, para rechazar a las que considerasen poco merecedoras de tal responsabilidad,…

Es obvio que esta propuesta podría ser mucho más avanzada e incorporar mayores instrumentos de democratización del proceso electoral; también parece evidente que, con sus insuficiencias, mejora bastante un panorama político-institucional que cada vez está más alejado de ser, como reclamaba Hanna Arendt, un espacio de encuentro entre personas que, por definición, son diferentes y que se juntan para hablar con libertad sobre el mundo en el que viven.

En un contexto de evidente crisis económica es, precisamente, donde resulta más importante contar con instituciones e instrumentos políticos dotados de transparencia y capacidad de inclusión, que, como exponen en su famoso libro Daren Acemoglu y James Robinson –Why Nations Fail?-, son los que impiden los abusos del poder y que se gobierne en contra del interés general.

Mucho antes, ya decía Arendt que ha sido el abandono de ese espacio común, de nuestra existencia plural, el que, primero, explica el fracaso de la política y, luego, el que conduce al aniquilamiento de la diversidad individual. Y recordaba que para los antiguos griegos la vida meramente privada era una experiencia “idiota”, porque le faltaba esta diversidad del hablar sobre algo y, por tanto, la experiencia de debatir cómo van las cosas en el mundo.

Algo de lo que se ha perdido con el rechazo a la toma en consideración de la reforma electoral es la oportunidad de ser un poco menos idiotas.

Véase al respecto el análisis politológico de Pablo Simón.

Anuncios

20 pensamientos en “Lo que se perdió con el rechazo de la reforma electoral: ser menos idiotas.

  1. Pingback: Lo que se perdió en Asturias | Politikon

  2. Pingback: ¿A qué tiene miedo la FSA? | El reñidero

  3. Me acabo de enterar con 24 horas de retraso de esta noticia. Es una de esas noticias que nunca quieres recibir.
    Me hacia muchísima ilusión que en la tierra de mis raices empezara a germinar un poquitito de una versión moderada de Democracia Participativa ultra light. Me costó trabajo acceptar que la proposición de ley del día 3 fuera “lo mejor que se podía conseguir”. Era el intento de un pasito hacia la democratización y el desbloqueo de la política española. Ahora todo vuelve a los escombros (y eso a pocos días de la Conferencia Política).
    Lo siento por los que habeis dedicado tanto tiempo a esto.
    Lo siento por Asturias que vuelve a la inestabilidad política.
    Lo siento por España que pierde la ocasión historica de seguir desarollando la Constitución provisional del 78.
    Y lo siento muchísimo por el PSOE que podría haber abanderado el cambio en España y dado un ejemplo a pocos días del gran show de renovación.
    ¡Que pena!

  4. Dire que aunque no viene al caso, el pasado miércoles dio una conferencia Julio Anguita en el Centro Asturiano de Madrid, sobre el tema de la reforma de las pensiones, y durante el trayecto de vuelta a casa pensé nuevamente que , a pesar de lo que digan los caciques y que le culpen de la pérdida de poder del PSOE si hoy se presentara a unas elecciones arrasaría. La partitocracía en este pais es un cancer en nuestro sistema y lo que hemos . de hacer es presionar la ciudadania que mayoritariamente no milita en que mientras el sistema no cambie nosotros no jugamosa su juego, eso si tendremos que movilizarnos y no quedarnos en casa-

  5. Comentarios como los del propio profesor o su primer comentarista, Daniel, hacen que a uno se le caiga el alam al suelo. Daniel, Asturias no vuelve a la inestabilidad política. Es el sistema electoral asturiano el que la propugna y el sistema de defiende el profesor Fresno -aún más proporcional- la incitará aún más. ¿que queremos, que Asturias se convierta en la Israel europea?

  6. Pingback: Pacta sunt servanda « Eran otros tiempos.

  7. desde movimiento fue, apoyamos la iniciativa de promover una ley electoral màs justa, representativa y democrática. no debemos consentir que el destino polìtico de toda la nación siempre esté en las mismas manos, por todo ello entendemos que tanto pp como psoe, lo que se da en llamar el ppsoe, nunca abogará por este cambio. la ley d`ont está para favorecer no la gobernabilidad sino la perpetuación de un sistema que no tiene cabida cuando se quiere democratizar la participación política de unos ciudadanos cansados por la corrupción y el contubernio entre el poder y el sistema.

    • ¡ERROR! La Ley D’Hondt no es la culpable de nada. Con una sola circunscripción, la Ley D’Hondt da a cada partido los diputados que le corresponden, o al menos se aproxima muchísimo. El problema está en que no hay una sola circunscripción, sino varias: en las elecciones generales, 52 (las 50 provincias más Ceuta y Melilla), y en las de Asturias, tres (Oriente, Central y Occidente). Si se quiere comprobar eso, no hay más que mirar los resultados en las elecciones autonómicas de las CCAA uniprovinciales (menos Asturias y Murcia, que se dividen a su vez en varias circunscripciones electorales) o en las elecciones locales. Cuando queráis saber si una ley electoral favorece más o menos al bipartidismo, mirad el número de circunscripciones: cuantas más haya, más se favorecerá al bipartidismo.

        • Efectivamente, Reino Unido es aún más bipartidista. Por eso un partido con el veintipico porciento de los votos tiene un 8% de los diputados.
          Si los LibDem tienen representación es porque ganan en alguna circunscripción. En España ningún partido (nacional) ganaría una circunscripción a parte de PSOE y PP, laminándose totalmente la poco competencia de IU, UPyD y cualesquiera otros terceros partidos.

          Es decir, sí es el número de circunscripciones. Cuantas más, peor proporcionalidad puesto que mayor es el umbral para obtener diputado en cada una.

  8. Los países más prosperos son bipartidistas. Justamente el problema de Asturias (y de España) es la ausencia de un bipartidismo real. El bipartidismo permite el control efectivo de los gobiernos. Se sabe quién lo hace bien y quién lo hace. Sin bipartidismos la responsabilidad de difumina. Sin bipartidismo los partidos pequeños son los que imponen su agenda. ¿Cuantos pesebres existen en Asturias como consecuencia de la presencia de partidos como IX, Uras, etc.?

  9. No comprendo la decision de UPyD.
    En el acuerdo con el PSOE que se puede leer en esta misma web queda bien claro que la reforma se hará si goza de “un amplio consenso político” y , en otro párrafo, que debe haber un “acuerdo de ámplia mayoria”. Desgraciadamente no se da en estos momentos porque ninguno de los dos partidos de la derecha lo aceptan.
    Yo, y a pesar de que creo que seria muy bueno cambiarla por muchas de las razones ya aqui expuestas y por otras más, estoy de acuerdo con el acuerdo: una ley electoral no debe cambiarse con 23 votos contra 22 y no comprendo que UPyD pretenda eso porque eso conduciria a que cada mayoria por la mínima haría su propia ley electoral, una locura en este país a añadir a las leyes educativas, a las reformas de pensiones, etc… necesitamos para ciertas cosas acuerdos más amplios.
    Pero, piense cada uno lo que piense sobre este asunto, lo que si está claro leyendo el acuerdo es que quien lo ha incumplido es UPyD, no el PSOE.
    Hace mal UPyD en jugar a la demagogia, el oportunismo y el cálculo político partidista que tanto critica en los grandes partidos, porque no puede ser otra la razón para que exponga a los pobres asturianos a otro proceso electoral con una causa inventada. Grave error que ensucia la imagen de este partido y merma buena parte de la credibilidad que haya podido atesorar en estos años.
    Malo para el país. Y UPyD lo pagará porque esto es un ejemplo de que padece de la misma enfermedad que atribuye a los otros. No mola

    • Manuel lee otra vez el pacto que hace IU. y UPYD con los Socialistas y luego diserta, lo que entiendes, pero no escribas esas afirmaciones pq son mentira. La mayoría reforzada es la mayoria absoluta aquí, y en tierra de marcianos, otra cosa en la mayorìa de 2/3 o de 3/5.
      Pero lo que ye, ye, y lo que no ye, no ye, haber si me entiendes. Y lo que ye, ye que los socialista mintieron como bellacos. Y na más

  10. Pues no, obviamente la mayoría reforzada no es la mayoría absoluta, que es justamente eso mayoría absoluta. Solo tienes que escuchar la intervención del parlamentario Prendes en la defensa de la necesidad de la reforma electoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s