Un Anteproyecto de Ley de Transparencia bastante opaco.

Como en tantas otras cosas, España ha venido siendo diferente y hasta 2012 no se ha empezado a tramitar una Ley de transparencia y acceso a la información como la que existe desde hace años en países como Albania, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Holanda, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Macedonia, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía o Suiza, y decenas más en todo el mundo. Y ello a pesar de que en 2009 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró que forma parte del derecho a la libertad de expresión el de acceso a la información  y de que, en ese mismo año, se aprobó el Convenio del Consejo de Europa sobre el acceso a los documentos públicos, que proclama que “el acceso a los documentos públicos proporciona una fuente de información para el público;  ayuda a formarse una opinión sobre el estado de la sociedad y las autoridades públicas; fomenta la integridad, la eficacia, la eficiencia y la responsabilidad de las autoridades públicas, ayudando a que se afirme su legitimidad”. Su premisa es que “todos los documentos son en principio públicos y solamente pueden ser retenidos para proteger otros derechos e intereses legítimos”.

Por si fuera poco, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea reconoce, como derecho de ciudadanía, el que toda persona física o jurídica que resida o tenga su domicilio social en un Estado miembro tiene a acceder a los documentos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión”, y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha recordado que el derecho de acceso del público a los documentos de las instituciones está ligado al carácter democrático de éstas.

Pues bien, esa anomalía española ha venido dificultando el acceso de los ciudadanos a los archivos y registros administrativos, al que alude el artículo 105.b) de la Constitución, pero, sobre todo, ha obstaculizado el ejercicio del derecho a recibir información del artículo 21 y el de participación política garantizado por el artículo 23.

La promesa de una Ley en la materia se incluyó en el programa electoral del PSOE de los años 2004 y 2008; sin embargo, lo único tangible fue un comunicado de prensa de 29 de julio de 2011 donde se dijo que “el Consejo de Ministros ha recibido un Informe del Ministro de la Presidencia sobre el Anteproyecto de Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública”. Curiosamente, ese mismo día el Presidente del Gobierno anunció la fecha de disolución de las Cortes y la de celebración de las elecciones generales.

Ha tenido que comenzar una nueva Legislatura y reiterarse la expresión de indignación social que genera la corrupción que crece al calor de la opacidad administrativa para que, por fin, el 23 de marzo de 2012 el Gobierno presentara su Anteproyecto de Ley de Transparencia, que ha ido acompañado de un novedoso proceso público de consulta electrónica, aunque si lo que se quería era  promover la transparencia y la participación esa llamada tendría que haber sido  más abierta: con más tiempo para participar y no 15 días; con más posibilidades y no el límite de 1024 caracteres, y con mayor posibilidad de interacción y comunicación pues no se podía ver qué era lo que ya habían dicho y sugerido otras personas.

En este momento no se puede aventurar el resultado final del Anteproyecto pero sí cabe comentar algunos elementos llamativos, por su opacidad, de la propuesta del Gobierno. En primer lugar, no se incluyen las facultades de acceso como parte del derecho fundamental a recibir información, lo que obligaría a su tramitación como Ley Orgánica, a una interpretación más restrictiva de los límites al acceso y permitiría, en el caso de los archivos y registros públicos, acudir en amparo ante el Tribunal Constitucional.

En segundo lugar no se aplicará a la Casa Real. Si tomamos como parámetro el Convenio Europeo de 2009, su artículo 3.1 prevé que “los Estados, …, pueden declarar que las comunicaciones oficiales con la Familia Real y su Casa Real o el Jefe de Estado también están incluidas entre las posibles limitaciones”. El Convenio avala que el acceso a la Casa Real quede sujeto a limitaciones pero es una posibilidad, no un mandato; además, pueden excluirse comunicaciones oficiales con la Familia Real, la Casa Real o el Jefe del Estado pero no toda la institución y en todo caso. Por otra parte, carece de fundamento jurídico la afirmación de la Vicepresidenta Primera del Gobierno de que dicha exclusión se basa en que la Casa Real “no es Administración Pública”. No importa que no sea Administración Pública sino un órgano constitucional, como también lo son, por mencionar otros, el Congreso de los Diputados, el Senado, el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial, a los que sí prevé su aplicación el Anteproyecto.

En tercer lugar, no se crea una Autoridad Independiente sino que las reclamaciones administrativas se plantearán ante la Agencia Estatal de Transparencia, Evaluación de las Políticas Públicas y de la Calidad de los Servicios y, además, el silencio ante las reclamaciones es siempre negativo.

Por mencionar otro agujero negro basta recordar que el derecho de acceso podrá ser restringido cuando la divulgación de la información se entienda que puede perjudicar, entre otros, los intereses económicos y comerciales, la política económica y monetaria o la protección del medio ambiente. A modo de contraste puede verse lo previsto por la Comisión Europea (http://ec.europa.eu/transparency), en Estados Unidos en el proyecto Open Congress (http://www.opencongress.org/) o lo que propone en España la Coalición Pro Acceso (http://www.proacceso.org). Artículo publicado en el diario El Correo, el 19 de mayo de 2012.

Anuncios

Un pensamiento en “Un Anteproyecto de Ley de Transparencia bastante opaco.

  1. Pingback: Un Proyecto de Ley de Transparencia con bastantes agujeros negros. « El derecho y el revés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s